¿CÓMO ASUMES TU VIDA, DESDE EL VICTIMISMO O DESDE LA RESPONSABILIDAD?

¡Creo sinceramente que cada uno de nosotros puede asumirse de un modo cada vez más autónomo y que cada uno de nosotros puede acceder a un grado de sabiduría, de amor y libertad superior! Jacques Martel


Al igual que este médico, autor del libro EL Gran Diccionario de Las Dolencias y Enfermedades creo firmemente y con conocimiento de causa de que somos capaces de eso y mucho más. El hecho de asumirnos de un modo autónomo implica responsabilidad; implica dejar el papel de víctima y de objeto para comenzar a posicionarnos en el papel de sujeto y de responsable de lo que me pasó, me pasa y me pasará. Es cierto que puede parecer amenazante el hecho de hacerte responsable de tu vida al 100% y en todos los aspectos; y es precisamente ese el motivo por el cual muchas personas posponen este paso o bien no lo toman nunca. Asusta saber que tienes el poder para mejorar tu vida, y asusta porque tenemos miedo a fracasar; entonces, mejor nos quedamos donde estamos, esperando que alguien haga algo por mejorar nuestras condiciones, esperando que un milagro nos caiga del cielo o conformes porque nos hemos creído que lo que sea que estemos viviendo es lo que nos ha tocado vivir. ¿Y si me equivoco? ¿Y si no resulta? ¿Y si me deja? ¡Qué dirán de mí! ¡Así fue con mi mamá y mi abuela; así será conmigo! ¡El gobierno no hace nada! –Es que no tuve tiempo- -Es que no me dijeron- -Es que ella no llegó- -Es que no estudié- - Es que soy muy joven- -Es que soy muy viejo-... la lista de preguntas, quejas y justificaciones puede ser interminable.

Siempre digo que cualquier excusa que tengas para justificar lo que has dejado de hacer, es perfecta y siempre puedes encontrar más y más; y esto no es ni bueno ni malo, simplemente es… te llenarás de excusas hasta que tu decidas dejar de hacerlo y cambiar la percepción que tienes de la vida y de tu vida. ¡Nadie podrá hacerte entender que son excusas mientras sigas escudado en ellas!

Asumirte cada vez más autónomo significa que puedes tomar tus propias decisiones en cuanto a lo que CREES, PIENSAS y HACES; significa que comienzas a reconocer que eres más que lo que te dijeron que eras y que tienes el poder de hacer de tu vida un infierno o un paraíso; significa que nadie tiene la culpa de lo que te pasó o te pasa y que ahora eres tú quien puede reivindicar al niño o niña que todos llevamos dentro y cambiar la percepción que tiene de sucesos pasados.


Cuando te descubres viviendo desde un punto donde te empoderas, inevitablemente te vuelves amoroso contigo mismo te sientes libre de SER y de comunicarte desde ese SER y por lo tanto te vuelves cada vez más sabio.


Ha pasado mucho tiempo desde que erróneamente nos enseñaron a desconectarnos de esa sabiduría y desde donde nos hemos olvidado de ese poder y de esa comunión con todo lo que somos y con todo lo que ES; entrar en rencores y detalles de porqué las cosas fueron así y quienes fueron los culpables sería regresar a esa vibración de separación y dualidad; donde nos colocamos en la posición de víctimas y buenos y colocamos a otros en el nivel de malos y perpetradores. Ya no es el tiempo de caer en ello, ya ni siquiera importa, en el fondo, no haríamos nada con esa información; lo importante es ser conscientes de ello y comenzar a hacer uso de nuestro verdadero potencial.

¿Cómo lo logro?

Primero: Cree en la posibilidad de que las cosas puedan ser de otra manera. Te voy a contar una pequeña historia que alguna vez me contó un maestro muy querido y especial: Julia tenía un plato especial, al cual todos sus invitados no podían resistirse y con el cuál hacía feliz a su marido cuando quería sorprenderlo; era un plato que consistía en una carne deliciosa hecha al horno. Ella siempre cogía el gran pedazo de carne y la partía en dos, ponía cada pedazo en una fuente para horno y, luego de colocarle todos los ingredientes las horneaba por un tiempo; la carne salía jugosa, muy suave y deliciosa. Un día, su pequeña hija le preguntó que porqué cortaba la carne en dos… Julia solo dijo que así se lo enseñó su mamá, pero que era una muy buena pregunta; así que fueron a donde la mamá de Julia y le hicieron la misma pregunta; -pues, así la hacía mi mamá-. Al recibir esta respuesta decidieron ir las tres a visitar a la abuela para que les cuente por qué lo hacía. Al llegar a casa de la abuela, quien las recibió amorosamente y encantada de recibir a su hija, su nieta y su bisnieta en casa, ellas le preguntaron; y la abuela contesto: -Es que tenía un horno muy pequeño, y no me entraba toda la carne; tenía que hornearla en dos partes- A veces, mantenemos tradiciones que ya no son necesarias.

Segundo: Cultívate, deja las noticias, los chismes, las telenovelas y lo que sepas y sientas que no alimenta tu crecimiento sino que perpetúa tus miedos. Busca libros, películas y vídeos que contengan información que, aunque no creas en todo lo que te dice, te hagan soñar con algo mejor para ti, los que te rodean y el mundo.

Tercero: Cree en ti y comienza un camino de auto descubrimiento y crecimiento personal.

¡Tu vida va a cambiar inevitablemente!


Con cariño

Stefie

2012